Rehabilitación de la Casa D. Pepe Marsilla

Resumen

Imágenes

Planos

Proyecto redactado en colaboración con José María Pérez Fernández
Localización: Bullas, Murcia, España
Año: 2008-2012
Superficie: 1.052 m2
Premios:
Premio a la Promoción Inmobiliaria 2015 en la categoría Mejor Actuación de Rehabilitación.
Mención en los VI Premios a la Calidad en la Edificación de la Región de Murcia 2014, por la preservación de los valores culturales e históricos del entorno, manteniendo la imagen, materiales y decoración originales del edificio durante su rehabilitación.

Rehabilitar un edificio tan emblemático para el Municipio de Bullas como la Casa D. Pepe Marsilla, es un reto para cualquier proyectista. La primera premisa del proyecto es el respeto a la identidad y al carácter de este edificio histórico: “todo debe cambiar para que todo siga igual”.

El gran éxito de este proyecto radica en que aun sufriendo una modificación integral (la edificación se ha vaciado totalmente reubicando los niveles originales y rediseñando los huecos de fachada, con una nueva cubierta a mayor altura, una nueva escalera y nuevos recorridos, incluso se le ha añadido una ampliación), el edificio sigue siendo el mismo, manteniendo su lenguaje original.

Para conseguirlo ha sido muy importante una correcta selección de materiales, que se integran en la paleta original, y el respeto absoluto por los ritmos y modulaciones del edificio originario. Estos materiales y ritmos se han trasladado también al diseño y planificación del espacio público que lo completa, la Plaza de la Villa.

El interior adapta el futuro uso administrativo del edificio mediante la máxima liberalización de la planta a partir de un minucioso trabajo estructural, que posibilitó la eliminación de algunos muros de gran espesor. Complementándose con una nueva estructura metálica que conforma las cerchas de cubierta. Elementos que cobran un especial protagonismo en la actualización de la imagen interior. Esta se enriquece gracias a la transparencia que produce el apoyo de la cubierta sobre una rasgadura horizontal de fachada a fachada que dota de ligereza a todo el edificio. Enriqueciéndolo por el contraste de una estructura de muros de piedra.

En el diseño de la ampliación se han seguido los mismos principios que en la rehabilitación del edificio original, la búsqueda de un proyecto anónimo, cuya función es poner en valor la Casa Museo, completando sus usos y enmarcando su perspectiva, respetando sus ritmos, medidas y materiales.

La rehabilitación de la Casa D. Pepe Marsilla para dependencias administrativas municipales, es un ejemplo de arquitectura honesta, donde sin buscar protagonismo ha sabido encontrar su lugar y adaptarse al paso del tiempo.